foto: ARdelasH (Ripley- Surrey - Inglaterra)

La sociedad de hoy va sobre dos ruedas.

Así que si queremos hacernos con ella,

y no perder el control,

nos vemos obligados a cumplir lo siguiente:.


  1. 1.No pararnos.

Ni siquiera decrecer en exceso la marcha.

Porque terminamos en el suelo.


  1. 2.Mirar adonde queremos ir.

Un vehículo de dos ruedas lo conduce la mirada;

allí donde fijas los ojos, se dirige la montura mecánica.

Como mires el árbol contra el que temes chocar

indefectiblemente te vas hacia él.


Es más, hay que imaginar lo que hay detrás de la curva.

Aquello que no se ve.

Lo que no ha aparecido aún.

De no ser así,

no se podrá trazar la curva correctamente.

Te podrás equivocar,

y tener que rectificar,

incluso terminar en la cuneta.

Pero cuanto mejor imagines

cómo será lo que te encuentres

más garantías de seguir avanzando tienes.


  1. 3.Un sensato diría que lo prudente es centrar la mirada en la rueda delantera,

sobre lo que se pisa,

y dejar de perder la vista en el horizonte

imaginando lo que podrá venir.

Pero por experiencia sabemos,

que esta sensatez te lleva de bruces contra el suelo.


Otra cosa es, sin dejar de mirar adonde quieres ir,

utilizar la visión periférica

para ver, sin mirar, lo que te rodea,

las irregularidades del terreno

o los imprevistos que se crucen.



En resumen:

Disposición para moverse (cambiar) continuamente.

Enterarse del mundo en que se vive.

Imaginar otro por vivir.

__________________