foto: ARdelasH

Contra el puritanismo y el mercantilismo de la mirada


La resaca de puritanismo que soportamos desde hace años

(y que caracteriza el comienzo del siglo XXI,

a la vez que es resistencia de supervivencia

ante los profundos cambios culturales que se avecinan)

tiene múltiples manifestaciones,

todas ellas constrictivas y empobrecedoras.


Una especialmente irritante es el escrúpulo ante la mirada.

La sospecha de la intención del que mira.


La mirada se ha amplificado por la prótesis de la cámara fotográfica.

De igual modo que una libreta y lápiz ayudan a retener lo que se está oyendo,

la cámara ayuda a retener y compartir lo que se está mirando.


Ciertamente, la mirada a través de la cámara

puede resultar en ocasiones indiscreta,

inoportuna,

pero la hipersensibilidad contagiosa e histérica de hoy

lleva a rechazar como amenaza o agresión el uso de la cámara.


Si fotografías a un niño,

eres un pederasta.

A una mujer,

un rijoso.

A un edificio oficial,

terrorista.

A una persona de otra cultura,

irrespetuoso con esa cultura.


Disfrutemos del espacio público,

mostrémonos como queramos a los otros,

y mostremos mirando el reconocimiento al otro.

Enlacémonos con las miradas.


El límite de la mirada está en el tacto,

es decir, en la percepción de la circunstancia.

_____________________________________


Hay afortunadamente países

sin este retorcimiento

en los que resulta una fiesta fotografiar

porque la gente responde con una sonrisa

o con una pose algo coqueta, pero complaciente,

o solicitándote fotografiarse contigo.

_____________________________


La misma incomodidad la produce el empeño de que la mirada,

mediada por la cámara,

pague peaje.


Reducirlo todo a motivación mercantil

y, por tanto,

la captura de una imagen

como lucro para quien la hace.

Así que la mirada se monopoliza

para su explotación como imagen fotográfica.

____________________________________


En este mundo,

en el que de todo se sospecha

(sociedad miedosa y obsesionada por la seguridad)

y todo se protege para la explotación comercial (patentes)

se prohibirá algo tan humano y necesario como mirar

y ser mirados.

___________